Si al beber un vaso de una bebida caliente o al comer un helado notas molestias en tus dientes, es muy probable que tengas dientes sensibles.

Tener lo que se conoce como “dientes sensibles” es mucho más común de lo que parece, y aunque no lo creas, se puede convertir en una gran molestia.

¿Por qué se vuelven sensibles los dientes?

Los dientes están recubiertos de una capa de esmalte que protege a la dentina, y cuando ese esmalte se reduce o se pierde, la dentina queda totalmente expuesta, produciendo la sensibilidad dental.

Las principales causas de la sensibilidad dental pueden ser:

  • Usar el cepillo de dientes de forma incorrecta.
  • Usar un cepillo de dientes con cerdas muy duras.
  • Rechinar los dientes.
  • La mala higiene bucal.
  • El exceso consumo de alimentos azucarados como los refrescos, golosinas o la propia azúcar.
  • La acumulación de sarro.
  • El uso excesivo de blanqueadores dentales.
  • El tabaco.

Si padeces de hipersensibilidad dental, no debes preocuparte, ya que tienen diferentes soluciones que te ayudarán a resolver tu problema:

  • Pastas dentales especiales: este tipo de pasta de dientes, los cubre con unos componentes que impiden la transmisión de sensaciones al nervio, por lo que evitará la sensibilidad dental. Este tratamiento no es inmediato y será necesario, utilizar esta pasta durante varias semanas para empezar a notar su efecto.
  • Tratamientos específicos: en caso de que este tipo de pastas, no resuelva el problema, deberás acudir a tu dentista y que te recomiende un tratamiento específico de acorde a tus necesidades y problemas. Tu especialista te podrá recomendar desde un gel de fluoruro o un sellado que una encías y raíces,..o ya en casos extremos, una endodoncia para eliminar el nervio y acabar con este problema.

Desde CuerpoDent te recomendamos que ante cualquier sospecha de dientes sensibles nos hagas una visita. Nuestros profesionales realizarán un estudio estudio dental completo y te ofrecerán las mejores soluciones posibles a tu problema bucodental.